Principio y fin.

Amalia se colocó los auriculares y subió el volumen de la música hasta amortiguar todo lo posible el ruido machacón que se escuchaba en la sala. Levantó la mano derecha, hizo el gesto de OK con el pulgar y, después, acomodó los brazos a lo largo del cuerpo. Cerró los ojos, respiró hondo y sintió cómo se deslizaba, sobre la camilla, hacia el interior de la máquina. Le habían dicho que la prueba duraría unos cuarenta minutos, así que intentó relajarse dejando vagar la mente, pero siempre acudía a su cabeza el mismo pensamiento: ¿le encontrarían algo malo? Era difícil no plantearse esa posibilidad mientras te engullía un aparato gigantesco que iba a explorar tu interior en busca de cualquier señal de alarma. La muerte se presentaba como algo tan real que sintió un escalofrío. (más…)

Covers y fricadas musicales Vol.1 – Life on Mars?

En un desesperado intento de recuperar mi actividad en el blog, y tras ver que hay cierto interés en el tema, me he decidido a iniciar una serie de posts que tratarán sobre música, covers (versiones de canciones), y detalles curiosos sobre las canciones y las historias que las envuelven.

Para asegurar el tiro en la primera entrega, qué menos que elegir a uno de los grandes, David Bowie (en paz descanse, nos abandonó el pasado 10 de enero de 2016 víctima de un cáncer que consumió su vida). Bowie fue uno de los grandes británicos de la música pop durante más de cinco décadas, gran creador con estilo propio y una voz tan singular que será recordada durante muchos años. Vamos al lío.

(más…)

Como cada viernes

Como cada viernes, Gloria llegó a casa después de trabajar y se preparó una ensalada de pasta para comer. Se duchó sin prisas, recreándose en cómo el agua caliente recorría todo su cuerpo. Después se puso su camiseta de Los Ramones y sus tejanos favoritos, aquellos ceñidos que le hacían un culo tan estupendo, y se marchó al pub donde había quedado con sus amigos. (más…)

Supervivencia

Antoñita Buendía había aprendido desde muy joven que todos somos capaces de cualquier cosa: sólo necesitamos el escenario y la motivación adecuados. El escenario de Antoñita no era otro que la supervivencia y su motivación consistía en eso que los novelistas llaman el vil metal y la plebe conoce como el parné, los cuartos, los monises… en definitiva, el dinero. (más…)

Es Amor

¿Sonia?… Soy Carmen, la mujer de tu… amigo Daniel. Está en el hospital, muy grave y creo que te necesita.

Carmen pulsó el botón de finalizar la llamada y dejó el teléfono sobre la mesita blanca de la habitación del hospital. Miró a Daniel, su marido, con todos esos tubos saliendo de su cuerpo, con todas esas máquinas lanzando mensajes de vida o muerte, con todas esas vendas tapando golpes y heridas… (más…)

Habitaciones contiguas

Esta noche hace tanto calor que va a ser imposible dormir. Oliver es incapaz de pensar en otra cosa, esa frase se repite en su cabeza una y otra vez como si se tratase de un mantra. Tumbado en la cama de su dormitorio espera a que los calmantes hagan efecto y alivien su dolor o al menos le hagan evadirse de la realidad y olvidar el disparo que horas antes recibió en el costado. (más…)

En la barra

-¿No te cansas de venir aquí todos los días a hacer lo mismo?

La pregunta de Inma dejó a Juan desconcertado. Siempre había sido un tipo bastante tímido y todavía le costaba reaccionar bien ante preguntas tan directas. (más…)

Tengo una carta para ti

Lo primero que nos enseñaron en la Escuela de Asesinos fue que debíamos incorporar un toque característico en los trabajos que realizáramos, algo que sirviera para que todos los que lo vieran supieran quién lo había hecho, como una especie de sello personal. (más…)